Hay una cierta inclinación de la luz


Hay una cierta inclinación de la luz

en las tardes de invierno,
que nos oprime, como el peso
de las melodías de una catedral.
(Emily Dickinson)
 
Cuando sentí la ansiedad correr desbocada, como sangre por las venas, en el que ha sido uno de mis peores inviernos emocionales, di por casualidad con el descriptivo poema de Dickinson. Nunca he sido un asiduo lector de poesía, y con este, descubrí las claves para transformar mi ansiedad en fotografías y de esa manera conseguir entenderla y lidiar con ella.
Este es mi diario visual sobre una etapa densa en la que ni siquiera la luz llega de una forma directa.